Que la ansiedad no te devore por querer crecer como profesional del software

Que la ansiedad no te devore por querer crecer como profesional del software

4 minutos de lectura

No te compares contra internet. El objetivo final de tu vida debe ser hacer lo que te haga sentir feliz. Si quieres ser mejor en algo disfruta del camino, disfruta del proceso, y no tengas prisa por llegar al objetivo final. De nada te sirve ser el experto o la experta en un campo si por el camino te dejas la salud, tu familia o tu vida personal.

Si hay una época en la que te apetece darlo todo y exprimir cada día aprendiendo e investigando, adelante. Sin embargo, si tienes otra que lo que quieres es terminar de trabajar y salir a la playa o pasarte la tarde con la gente que quieres, no te sientas culpable. La vida está para disfrutarla.

Cada día ves por redes sociales como otras personas están haciendo cosas: completando cursos sobre alguna tecnología, presentando sus side projects, contribuyendo a proyectos open source, hablando del libro que acaban de leer o terminar de escribir, compartiendo la charla que dieron en una conferencia, etc.

Un día tras otro ves como a tu alrededor todo el mundo habla de todo lo que aprende y avanza en su carrera mientras tú ayer terminabas esa serie en Netflix o veías vídeos de gatitos en YouTube. Espera, ¿todo el mundo? ¿En serio todo el mundo? No, probablemente no. Lo que ves por tus redes sociales es sólo un pequeño espectro de la realidad. Por un lado, ves sólo a la gente que sigues con lo cual no ves lo que está haciendo todo el mundo. Por otro lado, ves lo que la gente que sigas quiere que veas. ¿A que no publicas que esta semana no has hecho nada que no sea estar tirado en el sofá, jugando a cualquier videojuego o salir a dar una vuelta? Por regla general las personas comparten la parte interesante de sus vidas o cosas que les reconfortan. Por no hablar del hecho de que las redes sociales son los escaparates donde nos vendemos al resto del mundo. La vida de una persona es mucho más que lo que muestra en redes sociales, o al menos debería serlo.

Con este panorama da la sensación de que si eres profesional del software tienes que estar todo el día detrás de la pantalla haciendo cursos, proyectos y leyendo libros. Esto puede ser así en algunos momentos de tu carrera, pero es inviable pensar que vas a estar así el resto de tu vida. Aprendizaje continuo sí, pasar 80 horas a la semana delante del ordenador, no. Eres responsable de tu aprendizaje, pero también responsable de tu salud y no quemarte por haberte pasado de exigente. Yo siento que a veces tenía el límite demasiado borroso y tuve épocas malas a raíz de no saber cuando parar.

Me pasé desde 2015 hasta 2020 sin descansar en las vacaciones que tenía. Desde que comencé el ciclo superior de desarrollo de aplicaciones web me puse como objetivo ser un buen profesional y dominar JavaScript para tener buenas oportunidades laborales. Eso conllevó a que pasara una media de 12 horas todos los días frente al ordenador y las vacaciones que tenía como estudiante me las pasé o trabajando y estudiando en mis ratos libres o cursando cursos de Udemy para comprender el stack MEAN.

Una vez terminé el ciclo y comencé a trabajar mis vacaciones las destiné a seguir estudiando e ir a toda conferencia que podía. Aparte de que durante el resto del año dedicaba al menos un par de horas diarias a investigar sobre JavaScript, Node.js o cualquier cosa nueva a la que me estuviera enfrentando. En ningún momento diré que lo pasé mal, me apasiona el software y el desarrollo web y disfrutaba el aprendizaje. Aparte, eso me dio la oportunidad de viajar y hacer turismo en diferentes ciudades europeas, lo cual disfruté como un niño chico. Como dice el dicho: Que me quiten lo bailao.

Mi chromebook tratando de compilar Node.js durante la NodeCONF EU 2018
En mi primera NodeCONF EU fui a un taller para hacer mi primera aportación a Node.js. El problema es que fui con un chromebook que tardó casi 2 horas en compilar Node.js.

Sin embargo, pese a todo este esfuerzo seguía sintiendo que no estaba llegando a mis objetivos, que no paraba de proponerme cosas que al final no completaba. Mientras tanto, seguía viendo como en Twitter todos los días alguien compartía algún progreso que hacía en su carrera. Yo crecía profesionalmente, pero seguía sintiéndome pequeño. Y es normal, me comparaba con personas con 10 años de experiencia y personas que no conocía. Repito, me comparaba. Todo el tiempo.

Compararme con los demás era el mayor problema, por no decir EL PROBLEMA. Cada persona es única y tiene un ritmo de aprendizaje diferente. Además, cada persona tiene una situación diferente. No todo el mundo tiene las mismas responsabilidades, no es lo mismo un estudiante que vive en casa de sus padres y que no tiene que preocuparse de mantener la casa, hacer la compra, hacer de comer y limpiar que una persona independizada que tiene que encargarse de absolutamente todo. Y ya no te cuento si a esto le añades el tener personas a tu cargo, ya sean niños, ancianos o personas con alguna clase de dependencia.

En otras palabras: Todo el mundo vive unas circunstancias diferentes tanto internas como externas y eso condiciona la forma y velocidad a la que llegamos a nuestras metas.

Por tanto tienes la responsabilidad de decidir qué es lo que quieres aprender y por qué. Debes hacer un ejercicio de introspección y plantearte qué es lo que quieres y cuál es el objetivo real. En caso de no llegar a tus objetivos o sentir que no estás avanzando debes plantearte cuál es el problema y con total sinceridad responderte qué es lo que te está bloqueando.

En ocasiones es mejor parar y replantearse las prioridades. Hay momentos de la vida que tienes que vivir, que tienes que compartir con la gente que quieres. Sin más, sin sentirte culpable porque te dé la sensación de que la comunidad esté avanzando mientras tú estás disfrutando de la vida. Hay otros momentos en los que la pasión será tu motor y estudiarás, harás pet projects y todo lo que necesites. También puedes llegar a un punto intermedio en el que te propones estudiar un mínimo semanal, pero que te deje hueco para disfrutar de tu vida y de la gente a la que quieres.

Todo se basa en el equilibrio entre vida y trabajo porque al final trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar.

author
author

Hola! Soy Ulises Santana

Full Stack Developer con JavaScript como lengua materna y la web como patria. Trasteando con tecnologías desde las Islas Canarias 🏝️

  • Twitter
    https://twitter.com/ulisesantana
  • Github
    https://github.com/ulisesantana
  • Curriculum Vitae
    /cv
Comparte este artículo:
  • Twitter
    https://twitter.com/ulisesantana
  • Github
    https://github.com/ulisesantana
  • Curriculum Vitae
    /cv

Copyright © 2022